Deja que te cuente: Copa y puro

miércoles, 7 de octubre de 2015

Copa y puro




Te recuerdo en ese butacón, con tu puro y tu copa de coñac en tus manos. Me sentaba en el suelo sobre la alfombra, con mis ojos muy abiertos para no perder ni un solo detalle de cada historia que me contabas. Me encantaban aquellas en las que acababas en un calabozo o esas otras con los grises corriendo tras de ti. Me hiciste creer que todo puede cambiar si luchamos. Me hiciste comprender que en la vida, es necesario ser fiel a aquello en lo que creemos. Me hiciste ser quien soy. Y sé que sonreías, cada vez que en las noticias escuchabas como unos activistas habían sido detenidos tras asaltar un laboratorio y sacar de allí a todos los animales, o porque encadenados en algún recinto habían tratado de evitar un sangriento festejo. Siempre fuiste de copa y puro tras la comida, costumbre que imitaste de tu padre. Siempre, una mujer de ideas claras, adelantada a su tiempo. Siempre en guerra contra todo lo que “debe” ser, solo porque alguien así lo decide. Siempre ganaste tus batallas, abuela. Todas salvo ésta. Mamá te aseguró que mi vuelo llegaría hoy y tu corazón, que ya no resistía más, ha guardado su último latido hasta que has podido verme entrar por la puerta. Tu puro y copa han caido sobre la alfombra donde me sentaba de niña. Donde ya no volveré a sentarme para escuchar tus historias.



©Patricia Duboy

8 comentarios:

  1. PATRICIA. Saludos y un cordial saludo.

    Hermoso y fantástico relato, en pocas palabras una historia de vida;
    la linda abuelita y su bella nietecita.

    Me permites publicarlo en el BLOG ?
    CERRANDO CIRCULOS.

    Espero tu respuesta.

    Gracias.

    SIGAMOS COMPARTIENDO,
    SIEMPRE Y POR SIEMPRE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rennattus, me alegra que te guste y leerte por aquí. Me encanta que quieras compartirlo y por supuesto que te lo permito, ¡compartir es crecer!
      Besos

      Eliminar
  2. Entrañable y que cala adentro. Besos y siento tu perdida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, me alegra que te guste y gracias por el comentario. Hace años de la perdida, sin embargo el micro es solo ficción, aunque me alegra que no lo parezca. Besos

      Eliminar
  3. Precioso homenaje, Patricia. Esa mujer luchadora y valiente que fue tu abuela está encantada con tus letras, me apostaría algo. Yo desde luego sí lo estoy :)

    Un besito enorme y un abrazo en estos momentos tristes para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia, el homenaje es para todas esas mujeres que lucharon y luchan por hacerse oír. Mi abuela fue luchadora y valiente sin duda, pero como he comentado el micro es ficción. Eso sí, seguro está encantada con mis letras porque desde niña me animó siempre a escribir. Un beso

      Eliminar
  4. Hola Patricia, he llegado hasta tu blog a través de una recomendación de Julia C. y ha sido un agradable primer vistazo, ya que esta historia me ha hecho recordar algunas cosas y me ha gustado. Eso sí, aunque ya no vaya a estar esa abuela fumando y tomando una copa, la nieta siempre podrá sentarse en el sofá y recordarla, y quizás compartir esa costumbre con futuras generaciones :)

    Como el contenido del mensaje es similar, voy a tomarme la libertad de enlazarte un micro que escribí hace tiempo, a ver si te gusta :)

    http://laburbujaliterariadejc.blogspot.com.es/2015/09/los-sonidos-de-la-alegria.html

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Carlos, gracias por pasarte y dejar tu comentario. Me alegra que te haya gustado el micro, que grandes historias escriben las abuelas en sus nietos.
      Me paso en seguida a leer tu micro, que ya te gradezco lo hayas compartido. Besos

      Eliminar